Compártelo:

Es probable que asocies la depresión con síntomas como tristeza, desesperanza o apatía, pero ¿lo harías con síntomas físicos como dolor y mareos? Quizá te sorprenda, pero esta es la principal queja de muchas personas con depresión cuando acuden al médico de familia. La doctora Verónica Olmo, médica de familia y coordinadora del Grupo de Trabajo de Salud Mental de SEMERGEN, explica la importancia de estos síntomas somáticos, que pueden dificultar el diagnóstico de la depresión.

Es habitual que las personas con depresión experimenten síntomas físicos, llegando a ser la forma más frecuente de presentación de la enfermedad. “En algunos casos, el malestar físico puede ser el principal motivo de consulta. Hasta la mitad de las personas que acuden a su médico de familia por depresión manifiestan, exclusivamente, sintomatología somática, mientras que sólo dos de cada diez tienen un cuadro psicológico”, explica la Dra. Olmo.

Tal y como detalla esta especialista, entre los síntomas somáticos más frecuentes se encuentran:

  • Dolor de espalda
  • Mareos
  • Dolor en extremidades, articulaciones, torácico, abdominal, de cabeza…
  • Flatulencias
  • Dificultad para respirar
  • Palpitaciones
  • Náuseas

De ellos, el dolor destaca tanto por su frecuencia como por su repercusión. Según la Dra. Olmo, “se sabe que las personas con dolor crónico o estrés mantenido pueden desarrollar con más frecuencia cuadros depresivos y que aquellas con depresión tienen una menor resistencia al dolor”.

La depresión con síntomas somáticos es más frecuente en la mujer, especialmente si también padece ansiedad. Además, “experiencias traumáticas tempranas o situaciones estresantes se relacionan con mayor riesgo de enfermedades, tanto físicas como mentales. Quienes tienen antecedentes familiares de depresión, así como aquellos con enfermedades crónicas o dolor crónico, también son más propensos a desarrollar depresión con síntomas somáticos”, matiza esta especialista.

Impacto de los síntomas somáticos

El hecho de que la depresión se manifieste, principalmente, a través de síntomas físicos puede dificultar su diagnóstico. Para la coordinadora del Grupo de Trabajo de Salud Mental de SEMERGEN, “el retraso tanto en el diagnóstico como en el inicio del tratamiento comporta una mala calidad de vida, peor pronóstico, mayor riesgo de cronificación y de discapacidad, aumento de las recaídas y más uso de recursos sanitarios”.

Por otra parte, esta experta señala también que “los síntomas físicos dolorosos deben considerarse un marcador de gravedad, pues se asocian con episodios de depresión más graves y persistentes y con más riesgo de suicidio”.

Los síntomas somáticos pueden deteriorar el funcionamiento personal, social y laboral, dificultando, por tanto, la recuperación funcional de las personas con depresión. “Por eso, es importante que el tratamiento se centre tanto en la parte emocional como en la sintomatología física asociada”.

Recomendaciones en casos de depresión con síntomas somáticos

  • Buscar ayuda profesional. “El objetivo es conseguir la remisión de los síntomas tanto físicos como del estado de ánimo, para recuperar con ello el nivel funcional y la calidad de vida, disminuyendo así el riesgo de cronificación y fomentando la prevención de recaídas”, afirma la Dra. Olmo.
  • Mantener un estilo de vida saludable. Aquí se incluyen la práctica regular de ejercicio físico, una alimentación equilibrada y rutinas de sueño saludables.
  • Psicoeducación sobre la depresión. Aprender sobre la depresión y sus síntomas somáticos puede ayudar a comprenderla mejor.
  • Participar en terapia cuando sea necesario.
  • Mantener los vínculos sociales

Los síntomas físicos pueden enmascarar la presencia de depresión, una enfermedad para la que existe tratamiento. Ante cualquier sospecha, es recomendable que consultes con tu médico de familia, porque #DeLaDepresiónSeSale.

Referencias

Únete a la conversación en Twitter usando nuestros hashtags y ayúdanos a difundir información sobre la depresión.

#RethinkDepression  #VivirConDepresión

Twitter

Etiquetas