Compártelo:

El malestar emocional y trastornos como la depresión han crecido entre los jóvenes de 18 a 24 años. El comienzo de la vida adulta supone una etapa de muchos cambios, que suelen ir acompañados de estrés. Si a ellos se suman situaciones de incertidumbre que nos han acompañado en los últimos años -pandemia, confinamientos y crisis económica- tenemos un caldo de cultivo perfecto. Si perteneces a este grupo de población, este artículo, en colaboración con el doctor Miguel Alfonso García Escudero, especialista en Psiquiatría en el Hospital General Universitario de Elche, puede darte algunas pistas.

Las causas que explican el aumento de la depresión, y también del malestar emocional entre los adultos jóvenes, probablemente sean muy diversas, pero destacan algunas que han inundado de incertidumbre y cierta indefensión sus vidas, tal y como pone de manifiesto el Dr. García Escudero.

  1. Tanto la pandemia como los confinamientos dificultaron uno de los procesos que forman parte importante de esta etapa vital: la socialización. “Las situaciones de aislamiento, de pérdida del contacto social, de pérdida de momentos de ocio en compañía de iguales jugaron un papel favorecedor para el inicio de cuadros de ansiedad y también de tipo depresivo”, explica este experto.
  • La crisis económica incide también en este grupo de edad de forma especial. Hay muchas dificultades para la emancipación, para encontrar una cierta seguridad a la hora de emprender su propio proyecto vital, lo que puede generar también un caldo de cultivo de frustración y de cierta desesperanza. “La incertidumbre es mala compañera de viaje, nos dificulta adaptarnos, adquirir confianza en nosotros mismos y puede ser muy desequilibrante”, matiza.
  • Por último, la exposición constante en las redes sociales es una fuente añadida de estrés que también hace mella. Para el Dr. García-Escudero, “hay que dar una imagen de éxito, de estar bien, de estar al día, de no perder el paso, que genera en personas vulnerables situaciones de angustia y sentimientos de muy baja autoestima al compararse con la imagen que otros lanzan a esa realidad, muchas veces poco ‘real’”.

¿Hay síntomas y características propias de la depresión en la juventud?

¿Se diferencia la depresión de los jóvenes de la de los adultos? Si lo hace, ¿en qué, exactamente? En palabras del psiquiatra del Hospital General Universitario de Elche, “algunos estudios afirman que los adultos jóvenes presentan con más frecuencia síntomas de irritabilidad que de tristeza, como pasa con los adolescentes, y también que es más frecuente la hipersomnia en lugar del insomnio, pero, en general, para realizar el diagnóstico de un síndrome depresivo en un adulto joven, no utilizamos criterios diferenciados”.

Quizá, en algunos casos, destaquen más las cuestiones relacionadas con el retraimiento social y las quejas de tipo cognitivo, en un periodo, por ejemplo, en el caso de los estudiantes, en que estos síntomas son más relevantes para la funcionalidad, explica este especialista.

Así, los síntomas cognitivos de la depresión, como las dificultades de concentración, atención, memoria, indecisión y planificación, dificultan el rendimiento académico, y también el laboral, e interfieren en las relaciones interpersonales.

La influencia del ambiente en el desarrollo de la depresión en jóvenes

La depresión es una enfermedad compleja en la que intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales, pero ¿hay desencadenantes de carácter ambiental que pueden ejercer una mayor influencia entre los jóvenes?

Para el Dr. García Escudero, esta etapa vital conlleva muchos cambios y los cambios suelen suponer estrés. En este periodo:

  • Se inicia la vida laboral, tienen lugar las primeras entrevistas de trabajo, los primeros conflictos en este mundo, las primeras decepciones, las desilusiones, etc.
  • Se entra en la edad de estabilizar relaciones de pareja, de adquirir compromisos, de comenzar a plantearse situaciones como la paternidad o iniciar un proyecto de familia.
  • Es necesario independizarse, y no es fácil, en un ambiente de carencias económicas y de alto nivel de incertidumbre.
  • En otras ocasiones, es el momento de pasar a vivir fuera del ámbito familiar, de estar solo lejos de casa, fuera de lo que hasta entonces ha sido nuestra zona de seguridad y confort.

Además, apunta a otro lo de los temas que en esta etapa tiene relevancia, todo lo relacionado con el consumo de sustancias tóxicas. Por último, destaca también la importancia de mantener una serie de hábitos saludables, que cuiden el sueño ante la falta de descanso nocturno por las noches de marcha y el “enganche” a las pantallas.

¿Cómo prevenir la depresión en los jóvenes?

Las estrategias preventivas individuales no difieren en los jóvenes respecto a las de los adultos de mayor edad, si bien el Dr. García Escudero cree que debe hacerse especial hincapié en que estamos en la edad de los hábitos, y deberían cuidarse especialmente aspectos como:

  • Ejercicio físico regular
  • Mejorar relaciones sociales
  • Alimentación saludable

A nivel general, considera importante trabajar en áreas relacionadas con:

  • Información: adaptada al lenguaje y presente, de forma atractiva, en los ámbitos en los que se mueve la gente joven.
  • Desestigmatización de los trastornos mentales, con cuidado también de no caer en una excesiva banalización o asimilación de cualquier malestar con la enfermedad.
  • Prevención en el uso de sustancias. “Es un punto fundamental, dada la enorme comorbilidad de los trastornos más frecuentes con el abuso de alcohol, cannabis y otras sustancias tóxicas”, concluye.

Ante la sospecha de depresión en los jóvenes, el primer paso sería buscar ayuda en profesionales de la salud. El Dr. García Escudero alerta de que a veces los jóvenes están un poco alejados del sistema sanitario y buscan ayuda por vías alternativas en la web. Habría que ser cuidadoso con las fuentes de información a las que se llega”. En este sentido, cree que “los profesionales tenemos también una responsabilidad importante en intentar estar donde se busca la información. Si no estamos nosotros, estarán otros y lo que se recibe puede no estar bien contrastado ni ser útil”.

La depresión no entiende de edad. Ser joven no es sinónimo de estar a salvo de ella. Pero hay muchas cosas que están en tu mano, desde ser capaz de reconocer los síntomas para buscar ayuda cuanto antes, hasta conocer las sencillas acciones preventivas que poner en marcha. #DeLaDepresiónSeSale.

Referencias

Únete a la conversación en Twitter usando nuestros hashtags y ayúdanos a difundir información sobre la depresión.

#RethinkDepression  #VivirConDepresión

Twitter

Etiquetas