Compártelo:

La depresión afecta al doble de mujeres que hombres, pero si hablamos de una etapa vital como la menopausia, ¿sabías que, entonces, el riesgo de padecer esta enfermedad es entre dos y cinco veces mayor? Conocer bien esta fase, que va a acompañar a la mujer durante buena parte de su vida, es vital para detectar signos precoces que puedan alertar de su presencia. Descúbrelos en este artículo, que cuenta con la colaboración de la doctora Verónica Olmo, médica de familia y coordinadora del Grupo de Trabajo de Salud Mental de SEMERGEN.

La menopausia es una etapa vital de la mujer en la que se producen grandes cambios:

  1. A nivel físico, los cambios en la función hormonal pueden conllevar:
  • Síntomas vasomotores, como sofocos y sudaciones nocturnas. “Los más graves generan entre 2,6 a 3,5 veces más problemas para dormir que en la fase premenopáusica”, afirma la Dra. Olmo.
  • Aumento del riesgo cardiovascular.
  • Disminución del apetito sexual.
  • Cambios genitourinarios, tales como atrofia vaginal y pérdida de elasticidad de los tejidos pélvicos. La primera puede provocar síntomas como hemorragia, prurito vaginal, ardor, exudado vaginal y, en muchas ocasiones, ser el origen de un coito doloroso (dispareunia) y de infecciones de repetición.
  • Cambios en la piel: mayor sequedad y pérdida de cabello
  1. A nivel psicológico:

Como explica la Dra. Olmo, “cada cultura otorga un valor a la fertilidad, maternidad, belleza y juventud femeninas, que influye en cómo se vive esta etapa por la mujer”.

  • Puede disminuir la satisfacción personal e influir en las relaciones interpersonales, familiares, de pareja, sexuales y laborales.
  • Aproximadamente el 20 % de las mujeres durante la menopausia atraviesan una depresión, experimentando sentimientos de apatía, irritabilidad e inestabilidad emocional, insomnio y nerviosismo.
  • En muchas ocasiones, los sofocos son la causa del insomnio que, a su vez, conlleva una alteración de la memoria, el temperamento, la capacidad de concentración y el humor.
  1. A nivel social:
  • La menopausia marca el fin de la función reproductiva y, en la cultura occidental, se asocia con envejecimiento y pérdida de funcionalidad.

“En esta etapa, la mujer se expone a sobrecargas familiares como el cuidado de padres o suegros, así como de los nietos y continúa trabajando, lo que hace que la jornada laboral se extienda a lo largo de todo el día. Se suman también situaciones vitales como el síndrome del nido vacío”, matiza esta especialista.

Depresión en la menopausia: a qué signos hay que prestar atención

“El cambio que se produce a nivel hormonal y los factores psicológicos y sociales que rodean esta etapa son factores de riesgo, unos, y factores protectores, otros, por tanto, deberemos prestar especial interés a aquellos factores que sean modificables para minimizarlos o potenciarlos, respectivamente”, explica la doctora.

Pero, ¿a qué signos se debe estar atenta? Fundamentalmente a síntomas como:

  • sofocos severos, que impiden una vida normal
  • insomnio
  • apatía
  • tristeza
  • anhedonia (incapacidad para sentir placer)
  • sentimientos de poca valía
  • baja autoestima
  • falta de concentración y memoria
  • empeoramiento del rendimiento laboral
  • cambios en el humor
  • irritabilidad

Para la Dra. Verónica Olmo, “todos ellos pueden ser signos a tener en cuenta para una detección precoz de esa mayor vulnerabilidad para desarrollar un episodio depresivo”.

Además, hay mujeres con mayor predisposición que otras a padecer depresión durante la menopausia, ya que esta enfermedad tiene un origen multifactorial y no todas ellas están expuestas a los mismos factores de riesgo.

Entre los principales estresores psicológicos y sociales que aumentan el riesgo de depresión se encuentran:

  • falta de apoyo
  • desempleo
  • bajo nivel socioeconómico y educativo
  • pobre cuidado
  • percepción y actitud negativa hacia la menopausia, su autoestima y entorno familiar
  • responsabilidad del cuidado de padres mayores
  • síndrome del nido vacío
  • abusos sexuales
  • estrés por infertilidad
  • violencia de género

¿Qué hacer si se sospecha de la existencia de depresión?

Para la coordinadora del Grupo de Trabajo de Salud Mental de SEMERGEN, “lo más importante es consultar con un profesional que, en el caso de nuestro sistema público de salud, sería el médico de Atención Primaria, que está perfectamente cualificado para el abordaje de esta patología. Se ha demostrado que un diagnóstico precoz y un inicio temprano del tratamiento, lleva asociado un mejor pronóstico y una mejor respuesta al tratamiento”.

La menopausia sigue asociada con muchas connotaciones negativas, pero se trata de una realidad que va a vivir, de forma directa, la mitad de la población. “Según un estudio internacional realizado recientemente en 11 países, el 55 % de las mujeres no comentan su experiencia en su círculo más cercano, aunque el 60 % no lo considera un tema tabú. La mayoría de las veces el que se convierta en tabú se debe a que se asocia a la vejez, a la pérdida de belleza y de la función vital reproductiva, y a la vergüenza”, detalla la Dra. Olmo.

¿Qué podemos hacer para normalizar este periodo vital femenino? Esta experta lo tiene claro: apostar por el mejor conocimiento de las características de esta etapa de la mujer, no solo entre ellas sino entre la población en general, mediante campañas informativas y educación a la ciudadanía. “Esto permitiría detectar qué es lo normal y esperable en esta fase y qué signos pueden indicarnos que estamos ante un trastorno como la depresión, de manera que su detección y abordaje se puedan realizar de la forma más precoz posible”, concluye.

Los cambios hormonales a lo largo del ciclo reproductivo marcan las distintas etapas vitales de la mujer. La menopausia es, tan solo, una más. Una que se debe conocer, comprender y asumir con naturalidad, así como el hecho de que la depresión puede hacer acto de presencia. Reconocerla es el primer paso para buscar ayuda porque #DeLaDepresiónSeSale.

Referencias

Únete a la conversación en Twitter usando nuestros hashtags y ayúdanos a difundir información sobre la depresión.

#RethinkDepression  #VivirConDepresión

Twitter

Etiquetas