Compártelo:

La depresión es una enfermedad cuyo inicio y resolución se producen de forma gradual y, donde, frecuentemente, permanecen síntomas residuales que se resisten al tratamiento, como el embotamiento emocional, que impiden la completa recuperación funcional, afectando al desempeño laboral. ¿Quieres saber cómo? Descúbrelo en este artículo que cuenta con el asesoramiento del Dr. José Manuel Crespo, psiquiatra en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña.

El embotamiento emocional es la incapacidad para sentir emociones, tanto positivas como negativas. Las personas con depresión y embotamiento emocional suelen referirse a este síntoma como una sensación de falta de sentimientos ante escenas o situaciones con las que antes sentían emociones. “Por ejemplo, ante una noticia personal o familiar negativa pueden entender desde un punto de vista racional que su emoción debería ser de pena o tristeza y, sin embargo, la describen como una anestesia de sentimientos. La misma sensación de bloqueo de sentimientos la experimentan para sucesos que debieran producir placer o alegría”, explica el Dr. Crespo.

Aunque existe cierta controversia, “se considera tanto un síntoma de la depresión como un posible efecto secundario a ciertos fármacos antidepresivos como los ISRS”, aclara este especialista.

El embotamiento emocional afecta a la capacidad para realizar tareas tanto en el ámbito laboral, como en otras esferas de la vida. Quienes lo padecen sienten que no disfrutan ni obtienen satisfacción de la realización de ninguna actividad, y lo que experimentan es indiferencia. Si pensamos en el trabajo, es posible imaginar cómo este síntoma puede afectar a la hora de llevar a cabo las funciones asignadas, junto a otros síntomas residuales de la depresión como los cognitivos: dificultades de concentración, atención, memoria y planificación.

Pérdida de productividad, presentismo y absentismo

La depresión es una de las principales causas de[i]:

  • Baja laboral
  • Presentismo en el trabajo, es decir,asistencia al puesto de trabajo sin ser capaz de realizar las tareas asignadas porque la enfermedad no lo permite
  • Pérdida de productividad
  • Mayor número de accidentes
  • Jubilación anticipada

Y los síntomas residuales como el embotamiento emocional son, en gran medida, responsables.

Para el Dr. Crespo, “esta anestesia emocional impide la realización de tareas cotidianas. Junto con la falta de energía, suponen síntomas altamente incapacitantes ya que, aunque se han dejado de presentar síntomas afectivos como tristeza o melancolía, el nuevo estado tras esa remisión está lejos todavía de una vuelta a la normalidad, a la completa recuperación y funcionalidad, y quienes lo sufren describen su nueva vida después de la enfermedad como una experiencia gris o una vida en blanco y negro, donde les falta algo para sentir la vida de antes”.

El psiquiatra del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña señala que “muchas personas con depresión temen, en el momento de la estabilización, la reincorporación a su actividad laboral porque sienten que su capacidad no es la misma que antes de la enfermedad”.

La consecuencia de llevar una vida sin capacidad para sentir emociones se asocia frecuentemente a frustración y resignación para desarrollar las actividades como un autómata. “En estas condiciones, la reducción de la calidad de vida es evidente y el riesgo de recaída en un nuevo episodio es mayor”, afirma el Dr. Crespo, quien cree que “la elección del tratamiento es importante para quienes expresan embotamiento emocional, además de otras indicaciones tales como pautas de conducta para la recuperación de actividad, establecimiento de rutinas, orden en los horarios, etc., que pueden ayudar a alcanzar más rápidamente la recuperación funcional”.

La mejoría del embotamiento emocional se asocia con un mejor funcionamiento general (trabajo, familia, social) y mejor motivación/energía (mental, social y física)[ii].

La completa recuperación de la depresión pasa por alcanzar la funcionalidad, de modo que la detección y tratamiento de los síntomas residuales como el embotamiento emocional es fundamental para que quienes mantienen esa sintomatología vuelvan a sentir que son ellos mismos. Si sientes esa anestesia emocional, es recomendable que busques ayuda profesional y consultes la situación con tu médico porque #DeLaDepresiónSeSale.


[i] Castellón Leal E, et al. El abordaje de la depresión en el ámbito del trabajo: recomendaciones clave. Psiq Biol. 2016. http://dx.doi.org/10.1016/j.psiq.2016.08.003

[ii] Fagiolini A, et al. Poster virtual presentado en el congreso ECNP 2020, n.º 340.

Referencias

Únete a la conversación en Twitter usando nuestros hashtags y ayúdanos a difundir información sobre la depresión.

#RethinkDepression  #VivirConDepresión

Twitter

Etiquetas